Sin límites (entre el documental y la ficción), por Paulo Pécora

Sin límites (entre el documental y la ficción)

Tres películas argentinas seleccionadas por Paulo Pécora que no son ficciones ni documentales, sino ambas cosas a lavez.

“El fruto”, de Miguel Baratta y PatricioPomares, tenía como destino ser nada más que un trabajo de tesis dela carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la UBA, pero se convirtióen un sensible drama rural, filmado con un registro casi documental,sobre la soledad y la vejez de una vida que se apaga. La historiatranscurre en Carlos Keen, un poblado bonaerense de 400 habitantes,en el que las agujas del reloj parecen detenidas, como si todoestuviese congelado en el tiempo. Allí, un anciano que siente que suvida se extingue busca una curandera para aliviar un mal que loaqueja y lleva como forma de pago un pequeño árbol con sus raíces,fruto de su propio jardín, su única vital y valiosa pertenencia.

“Sip’ohi, el lugar del manduré”, de SebastiánLingiardi, es un intrigante filme que revela, de manera poética, laimportancia que los relatos ancestrales -transmitidos oralmente-tienen en la cultura del pueblo wichí, en su comprensión de lanaturaleza y en su cosmogonía. La película acompaña al wichíGustavo Salvatierra, un profesor de educación interculturalbilingüe, en su viaje hacia Sip’ohi, una localidad delimpenetrable chaqueño donde busca rescatar y valorar los relatosorales de sus ancestros, con la intención de que los wichís puedancontarse a sí mismos a través de esas historias mitológicas. Elfilme ofrece además una profunda reflexión sobre el cine dentro delcine y sobre las posibilidades expresivas de la voz en off, enespecial con el uso inteligente de la pantalla en negro, gracias a locual los relatos cobran una importancia inusitada, generando en cadaespectador su propio modo de entenderlos y apropiárselos.

“Beatriz Portinari. Un documental sobre AuroraVenturini”, de Agustina Massa y Fernando Krapp, es un brillanteretrato de la poeta y escritora platense Aurora Venturini. Dueña deun universo literario en el que la realidad se tuerce hacia espaciosfantásticos cargados de extrañeza, humor y luminosidad, Venturinies hija de inmigrantes sicilianos, hincha del club Estudiantes de LaPlata, amante de los perros y las arañas, orgullosa peronista y unaescritora tan delirante como genial. Massa y Krapp consiguen unemotivo y preciso retrato de una mujer compleja y contradictoria,esquiva y tendiente a la soledad, una persona “muy tierna con susamigos y muy cruel con sus enemigos”, tal como la define una de susamigas y discípulas literarias. Beatriz Portinari no sólo fue lamusa inspiradora de Dante Alighieri, sino también el seudónimo conel cual la escritora platense se presentó en 2007 al concurso NuevaNovela, organizado por el periódico Página 12, en el que obtuvo elgran premio por su trabajo “Las primas”.

Paulo Pécora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s